Sentencia de Tribunal Supremo de Justicia - 20 D.P.R. 496

Emisor:Tribunal Supremo
DPR:20 D.P.R. 496
 
EXTRACTO GRATUITO

20 D.P.R. 496 (1914) RIVERA V. CASTRO

EN EL TRIBUNAL SUPREMO DE PUERTO RICO

Rivera, Demandante y Apelante, v. Castro, Demandado y Apelado.

Apelación procedente de la Corte de Distrito de Mayagüez en un caso sobre

acción reivindicatoria.

No. 1073.-Resuelto en mayo 22, 1914.

Los hechos están expresados en la opinión.

Abogado del apelante:  Sr. José Sabater.

Abogado del apelado:  Sr. Leopoldo Feliú.

El Juez Asociado Sr. Wolf, emitió la opinión del tribunal.

Esta es un acción a la cual se le llamó en la corte inferior de "reclamación

de propiedad," pero que desde luego es la que técnicamente se conoce con el

nombre de acción reivindicatoria.  En dicha acción es necesario que el

demandante pruebe su título mediante una preponderancia de la prueba así

como también que la finca que reclama es la que indebidamente detenta el

demandado.  En otras palabras, que al demandante incumbe el peso de la

prueba para establecer su título e identificar su finca. 

Bianchi v.

Ayuntamiento de Añaseo, 2 S. P. R. 484; Enmanuel v.

Pueblo, 7. D. P. R.,

221; Verges et al., v. Sucesión Pietri, 3 D. P. R., 59; Rivera v. Pueblo, 16

D. P. R., 768; Díaz v. Pueblo, 17 D. P. R., 60; Siragusa v. Pueblo de Puerto

Rico, 18 D. P. R., 595; Martínez v. Delgado, 18 D. P. R., 390.

La Corte de Distrito de Mayagüez declaró probado en su opinión que la finca

de nueve cuerdas que reclama el demandante está

comprendida en la que posee

y alega ser su dueño el demandado.  El demandante presentó un documento

inscrito en que funda su derecho a las referidas nueve cuerdas habiendo

presentado también el demandado otro título inscrito de una finca de unas

ciento ochenta cuerdas en la cual se suponía estaba incluída

topográficamente la finca del demandante de acuerdo con la descripción que

se hizo de la misma.  Según la opinión de la corte como también por la

contestación del demandado éste último estaba en posesión de la finca

reclamada por el demandante si bien dicho demandado también fundó su derecho

en un título inscrito.  Pasó entonces la corte a considerar el hecho de si

el demandado se encontraba ilegalmente en posesión de la finca del

demandante, sin derecho o título a la misma, y declaró

probado que como las

nueve cuerdas estaban incluídas en la finca de ciento ochenta cuerdas y ésta

última se hallaba debidamente inscrita, no podía alegarse que el demandado

estuviera poseyendo sin derecho o título como se alegó en la demanda.

Se alega como hemos visto en la contestación que la finca...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA