Desconfían de labor de la AEE

RESUMEN

Hartos de la falta de información y las falsas promesas, líderes de varias comunidades de Guaynabo se reunieron ayer con el alcalde Ángel Pérez para exigirle que presione a la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) para que haya transparecia como parte de las labores para restablecer la electricidad.

 
EXTRACTO GRATUITO

Hartos de la falta de información y las falsas promesas, líderes de varias comunidades de Guaynabo se reunieron ayer con el alcalde Ángel Pérez para exigirle que presione a la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) para que haya transparecia como parte de las labores para restablecer la electricidad.

Los representantes de las comunidades le manifestaron a Pérez que la incertidumbre ha aumentado la indignación que ya sienten tras más de 100 días sin el servicio de energía eléctrica.

Algunos indicaban que no habían logrado comunicarse con la AEE, mientras que otros afirmaban que funcionarios de la corporación pública les habían ofrecido información sobre trabajos que luego no se realizaron, lo que les ha provocado desconfianza.

Por eso, le exigieron a Pérez que no solo averigüe con la AEE lo que pasa en Guaynabo, sino que además le advirtieron que continuarán presionándolo para saber qué compromisos o información ha obtenido de parte de la corporación.

“Sé de las gestiones de las comunidades, que han ido a buscar información y les han dado información que no es correcta”, informó Pérez al grupo que se congregó en el estacionamiento de un centro comercial.

“Mañana (hoy) se supone que empiezan a llegar brigadas adicionales de Estados Unidos y me dijeron que, de esas, venían algunas a Guaynabo para sumarse a las que están trabajando aquí”, agregó.

En un aparte con la prensa, Pérez dijo que estimados apuntan a que entre un 35% y un 40% de los abonados en Guaynabo todavía no tienen el servicio de la AEE.

“Nos faltan prácticamente todos los barrios y partes de algunas urbanizaciones”, señaló. “Todavía tenemos miles y miles de personas sin el sistema”, añadió.

Uno de ellos es Jesús Delgado, de 65 años y vecino del sector Mangotín, del barrio Camarones de Guaynabo, donde están sin luz desde del huracán Irma.

“Yo estoy aguantando, pero, mire, mis pulmones están comprometidos, mi insulina se está chavando, la máquina de CPAP (para apnea del sueño) no se puede usar y no me puedo dar terapia (respiratoria) tampoco”, expresó Delgado.

“Yo noto que mi vida poco a poco se va apagando”, manifestó. “Veo que mi salud me lleva...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS