Lugo Estrada V. Tribunal, 1973, 101 D.P.R. 231

AutorDra. Ruth E. Ortega-Vélez
Páginas212-214

Page 212

Formas de Hacer la Partición. Partición: Testamentaria y Judicial.

Hechos: Luis A. Lugo Estrada presentó una demanda sobre partición de herencia en la cual alegó, en lo pertinente, que es hijo de Tomás Lugo, que este falleció; que los únicos herederos de su padre son sus siete hermanos, la viuda de su padre y él; que todos son mayores de edad y que el causante dejó bienes sujetos a partición; que el caudal hereditario está en manos de los demandados, que no se han dividido y que al demandante no se le han entregado su participación hereditaria ni los frutos correspondientes.

Los demandados negaron todos los hechos alegados en la demanda. El

Page 213

tribunal se negó a nombrar un contador partidor y a autorizar al demandante a que contrate un agrimensor y un tasador, con cargo al caudal relicto.

Controversia: Si el tribunal cometió error al negarse a nombrar un contador partidor y a autorizar al demandante a que contrate un agrimensor y un tasador con cargo al caudal relicto.

Decisión del Tribunal Supremo: Confirma la sentencia. Negado por los demandados todos los hechos alegados en la demanda sobre partición de herencia –entre ellos, que el alegado causante hubiere fallecido y que el demandante y los demandados fueren los hijos y herederos de dicho señor– y en ausencia de prueba para establecer que el demandante es un heredero, un tribunal no puede, a solicitud del demandante, proceder a nombrar un contador partidor y a autorizar a dicho demandante a que contrate, con cargo al caudal relicto, un agrimensor para que midiese las propiedades en la herencia y un tasador para que la tase.

Fundamentos legales: De acuerdo con el Art. 1005 del Código Civil, ningún coheredero podrá ser obligado a permanecer en la indivisión de la herencia. El Art. 1006 dispone que podrá pedir en cualquier tiempo la partición de la herencia todo coheredero que tenga la administración y disposición de sus bienes.

La partición puede ser judicial o extrajudicial. La extrajudicial puede ser convencional o testamentaria. La partición convencional, provista por el Art. 1011, es la que los herederos practican ellos mismos, de común acuerdo. Tiene el carácter de una convención o pacto y está sometida a las reglas generales de la contratación. Es la menos costosa y la más rápida. Cuando hay menores entre los herederos es preciso observar ciertas formalidades, las cuales varían según las circunstancias. Por ejemplo, cuando hay menores sometidos a la patria...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba